Nuevo Usuario
Recordar mi contraseña
Inicio   |   Contactar
Su carro: 
(Vacío)

La persistencia de Arthur

No deja de ser una noticia curiosa, por lo de bueno que hay en ella.

Cuentan la histora de Arthur. Un perro.
Callejero para mas señas.
Se ha hecho famoso despues de hacer una de las pruebas mas duras del mundo de resistencia. El no tenia intencion de hacerla, claro esta, pero se cruzo en su camino Mikael Lindnord, Capitan del equipo sueco del Team Peak Perfomance, que participaba en la prueba Adventura Racing World Championship en Ecuador, una competicion de deporte extremo que combina facultades deportivas como el senderismo, mountain bike, canoa y otras disciplinas por inospitos parajes  en Ecuador. Una prueba realmente dura.
En un momento de la prueba, descansando el equipo, fue el capitan a comerse unas albondigas y se percato de que le observaba un perro callejero. Aqui todavia no era Arthur. Mikael, le cedio una albondiga al perro. A partir de ese momento, el perro no se separo de ellos en todo el trayecto.
Durante la etapa de caminos montañosos y de lodo, prueba  para la que el can no estaba entrenado, el equipo sueco y el perro, al que llamaron Arthur, se hicieron amigos. Sin embargo, la siguiente fase de la competición consistía en viajar durante 60 kilómetros por río en kayaks. Por recomendación de los organizadores, preocupados por la seguridad del perro, decidieron dejarlo en la orilla, pero Arthur se negó a abandonar. Se lanzó al agua y nadó al costado de la embarcación. Viendo la persistencia del perro callejero, Mikael Lindnord lo subió al kayak y lo envolvió en su chaqueta.
A esta altura de la historia ya se comprende el vinculo de amistad entre el perro, bueno, ahora si que ya es Arthur, y todo el equipo, digo, toda la organizacion de la prueba.
El final de la historia, todavia no se ha escrito. Arthur, termino la prueba y fue tratado en un Centro Veterinario de Quito de las heridas y magulladuras. Y Mikael decidio que Arthur volveria con el a Suecia.
Ahora por compartir una albondiga, van a tener la suerte de compartir sus vidas.
Bonita historia, si señor.